Internacional

Irlanda, el país que ha reducido su deuda un 46,8% en cuatro años

modelo económico irlandes

Irlanda es el segundo país más rico de la Eurozona, el cuarto más rico del Viejo Continente y el décimo segundo país más rico del mundo. España ni si quiera se encuentra entre los 25 países más ricos del mundo, hace un año se encontraba en el puesto 32 de la lista. Estos datos sorprenden más teniendo en cuenta que Irlanda en 1992 se encontraba por detrás de España en el índice de Ingresos Nacionales Brutos (INB) per cápita.

Breve historia de Irlanda

Irlanda se independizó en 1922 y desde entonces vivió cerrada al comercio internacional. Estaba prohibido que los extranjeros invirtiesen o comprasen empresas locales. Una situación que les llevó a una brutal crisis económica que terminó reduciendo su población a la mitad en unas décadas debido a la emigración.

Sin embargo, en 1957 Irlanda viró su política y abrió las puertas del país de par en par para que se asentaran las empresas y multinacionales extranjeras. En solo una década firmó un acuerdo de libre comercio con Inglaterra y entró a formar parte de la Comisión Europea. Pero aquello no resultó suficiente para su economía, de hecho, terminó destruyendo a muchas empresas locales.

 

Tras muchos años de vivir sin competencia, las empresas no habían invertido en investigación ni habían mejorado sus productos. Por eso, la apertura al comercio internacional acabó con muchas de las compañías irlandesas debido a la falta de modernidad de las mismas y a la competencia.

En 1987, Irlanda tenía un 17% de paro. Entonces el gobierno decidió bajar el impuesto de sociedades para atraer a las grandes compañías estadounidenses, quienes eligieron a la isla para asentar su sede fiscal. Sin embargo, los ciudadanos pagaban un 60% de su renta en impuestos. Por tanto, la recuperación seguía sin llegar.

Pero a principios de los 90 fue cuando se produjo el gran cambio en el modelo económico. Irlanda comenzó a liberalizar el mercado de trabajo local. Es decir, abarató las políticas de despido y de contratación. Esto hizo que las multinacionales ya no solo asentaran su sede en Irlanda, sino que abrieran fábricas y oficinas, generando una gran cantidad de puestos de trabajo. En esta década se expandió Ryanair, Primark o Guiness.

Así pues, desde 1993, Irlanda vivió un brutal crecimiento económico debido a dos factores: baja fiscalidad para las empresas y un mercado laboral flexible y liberalizado.

Crisis de 2007

La crisis bancaria también afectó a Irlanda. Después de una década de crecimiento vertiginoso, los bancos irlandeses concedieron préstamos e hipotecas sin mirar la solvencia de sus clientes. Esto les llevó a vivir la crisis de una manera fuerte. De hecho, fue el primer país europeo en entrar en recesión y el segundo en pedir el rescate después de Grecia.

Después de 2008 Irlanda alcanzó una tasa de desempleo del 15%, la población se manifestaba en las calles y el país temía vivir otra ‘fuga de cerebros’, como las que vivió entre los años 50 y 80. Sin embargo, el Tigre Celta reestructuró su sistema bancario y lo redujo a dos entidades, aumentó el IVA del 21% al 23% y mantuvo el impuesto de sociedades por encima del 12%.

En el año 2013, Irlanda empezó a recuperarse a volver a crecer a reducir el paro y la deuda. Tanto es así que en 2016 redujo el impuesto de sociedades hasta el 6,25%. Un hecho que ha sido criticado por muchos países europeos, que han tildado a Irlanda de ser un paraíso fiscal y de utilizar la competencia desleal para quedarse con las multinacionales.

Pero, bajar el impuesto de sociedades no es una medida correcta si no se acompaña de una reducción del gasto público. Por eso Irlanda, pasó de gastar 109.088,4 millones de euros en 2010 a 74.552,6 millones de euros en 2016.

Los datos hablan por sí solos

En el año 2012, la deuda de Irlanda alcanzo el 119,60%. Solo cuatro años después, su deuda se sitúa en el 72,80%. El déficit en el 2010 alcanzó el -32,10%. En 2016, su déficit era del -0,70%. El desempleo, que superó el 15% en los peores años de la crisis, se ha reducido hasta el 6,3%.

Las exportaciones crecieron un 44% entre 2014 y 2015, la inversión extranjera en el país ha crecido más de un 50% desde 2010 y su PIB per cápita es superior al de España, Francia, Reino Unido y Alemania.

El sueldo medio irlandés se ha situado en 2.966 euros en 2016, 35.592€ al año. En el año 2000 el salario medio irlandés era de 22.008€ al año. En España, el salario medio en 2016 se situó en 26.710€ anuales, mientras que en el año 2000 estaba en 17.319.€. Es decir, en el Tigre Celta el sueldo medio ha crecido 13.584 euros anuales en 17 años. En España ese crecimiento ha sido de 9.391 euros. Con la diferencia de que la tasa de paro en España es más de tres veces mayor, un 16,4% según la EPA.

La recuperación de Irlanda se debe, en definitiva, a un saneamiento del sistema bancario, impuestos bajos a las empresas, liberalización del mercado laboral, reducción de su deuda y ajuste del gasto público.

Consultar gasto público

Consultar salario medio

Consultar tasa de paro

Consultar deuda pública

Consultar déficit público

Artículo económico de interés

Anuncios

0 comments on “Irlanda, el país que ha reducido su deuda un 46,8% en cuatro años

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: