Economía Nacional

Los cinco impuestos más absurdos de España

impuestos absurdos españa

En España, además de los tributos más conocidos como el IVA, el IBI o el IRPF. Existen muchos más impuestos, entre ellos se encuentran los de carácter autonómico. En esta categoría nos encontramos con 79 tributos diferentes que dependen de las comunidades autónomas y que solo recaudan el 2,2% del gasto total. Así pues, en Cataluña se pagan hasta 16 impuestos de carácter regional. Mientras que en Cantabria o en Castilla la Mancha se pagan entre 3 y 2 tributos, respectivamente. La mayor parte de estas tasas son desconocidas y recaudan porcentajes ridículos, pero aumentan notablemente la burocracia.

Por eso, hemos elaborado un ranking con los cinco impuestos más absurdos de España que seguramente desconocías.

Impuesto al impacto visual de los elementos fijos de las redes de comunicaciones telefónicas

El nombre completo de este tributo, que solo existe en La Rioja, es el siguiente: “Impuesto sobre el impacto visual producido por los elementos de suministro de energía eléctrica y elementos fijos de redes de comunicaciones telefónicas o telemáticas.” Es decir, lo que este impuesto grava es la contaminación visual que suponen los postes de la luz y los postes telefónicos que encontramos en todas las ciudades y poblaciones españolas.

Este tributo se aprobó en el año 2012 y su finalidad, según aparece en el texto del Ministerio de Hacienda, es la siguiente: “conseguir un comportamiento por parte de los operadores de los sectores energéticos y de las telecomunicaciones tendente a reducir el impacto visual que producen los elementos fijos de sus redes mediante su soterramiento o compartiendo infraestructuras, así como hacer efectivo el principio comunitario de “quien contamina paga”, contribuir a compensar a la sociedad el coste que soporta y frenar el deterioro del entorno natural”.

Están exentos de pagar este impuesto las instalaciones y estructuras de las que sean titulares el Estado, la comunidad autónoma, las corporaciones locales y sus organismos públicos. Tampoco pagarán este tributo las instalaciones destinadas a los ferrocarriles, ni las redes de distribución de baja tensión.

Por cada kilómetro de tendido de cables o por cada poste no conectado se pagan 175€ a la administración. En total la región riojana recaudó 2.452,87 miles de euros, o lo que es lo mismo, 2,4 millones de euros.

Impuesto al bingo

El impuesto al bingo se repite en tres comunidades españolas: Asturias, Murcia y Baleares. Lo que hace es gravar los premios obtenidos por el juego del bingo en los locales autorizados. En el Principado de Asturias se grava con un 10% la cantidad entregada en concepto de premio al portador del cartón.

En el caso de Murcia se grava el impuesto con un 6% sobre “la cantidad entregada en concepto de premio abonado a los jugadores con cargo a la dotación económica de la bolsa acumulada.”

En las Islas Baleares, se aprobó este impuesto en el año 1990, pero desde el año 2000 lo grava con un 0%, es decir, sigue vigente en su normativa, pero a un tipo del 0% y por tanto no recauda.

El recuento final de este tributo en 2016, aportó una recaudación de 1.856.740 € en Asturias y de 256.280 euros en Murcia.

Desde el año 2007, el bingo ha sido uno de los sectores más regulados de España. De hecho, los locales destinados a este juego pagan, de media, un 42% se sus ingresos en impuestos, además del Impuesto de Sociedades, el IVA y otras tasas. Desde ese año han cerrado más del 35% de todas las salas españolas y el empleo se ha reducido de los 14.665 puestos directos de trabajo en 2008 a los 7.890 en 2015. Es decir, fueron destruidos casi 6.800 empleos, según datos facilitados por Cirsa y por el Grupo Orenes.

Impuesto sobre la instalación de máquinas en establecimientos de hostelería autorizados

El tercer puesto de la lista de los cinco impuestos más absurdos de España es para el tributo que grava la instalación de las máquinas recreativas en locales hosteleros de la Comunidad de Madrid.

Desde el año 2000, en la capital se grava la instalación de las “máquinas recreativas y recreativas con premio programado en los establecimientos de hostelería debidamente autorizados”. Para que se pueda instalar una de estas máquinas en un bar madrileño se debe pagar una cuota fija de 485€ por máquina. Esta autorización deberá renovarse cada 5 años para que siga siendo legal.

En total, la Comunidad de Madrid recaudó 2.224.000 euros en 2016.

Impuesto sobre las viviendas vacías

En Cataluña se grava con un tributo especial el “incumplimiento de la función social de la propiedad de las viviendas por el hecho de permanecer desocupadas de forma permanente”. Todos aquellos domicilios desocupados de forma permanente durante más de dos años tendrán que hacer frente a este tributo.

impuesto sobre las viviendas vacías

La cantidad varía en función de los metros que tenga la casa, siempre y cuando esta supere los 150 metros cuadrados, que es el mínimo exento. A partir de esa cantidad, el precio por metro irá aumentando hasta el máximo, que es de 30 euros por metro cuadrado.

En total, la Generalitat de Cataluña recaudó 11.496.890 euros en 2016 por esta tasa.

Impuesto sobre la estancia en establecimientos turísticos

Cerrando la lista de los cinco impuestos más absurdos de España, volvemos a Cataluña y Baleares, donde existe un tributo sobre la estancia en establecimientos turísticos. El objetivo es “gravar la singular capacidad económica de las personas físicas que se pone de manifiesto con la estancia en los establecimientos y equipamientos turísticos. El impuesto también pretende internalizar las posibles externalidades negativas que el turismo puede causar en las zonas de alta concentración turística”.

Por cada día de estancia de una persona, mayor de 16 años, se paga en impuestos entre 5 euros por día y 0,65 euros. En total la Generalitat ingresó 47,3 millones de euros.

En el caso de las Islas Baleares, la cantidad de este impuesto varía de los 2 euros por estancia y día y los 0,5 euros. Como en el caso de Cataluña, esto depende de las características del alojamiento.

En total, Baleares se embolsó 33.996.500 euros en 2016 con este tributo.

Estos son los cinco impuestos más absurdos de España, hemos seleccionado aquellos que están vigentes. Ya que, en muchos casos, los parlamentos autonómicos han aprobado impuestos que más tarde han sido declarados inconstitucionales o directamente gravan a un tipo del 0%. Por ejemplo, en el caso de Aragón existe un impuesto que grava el teleférico, que actualmente no se usa y, por tanto, no recauda.

 

Consulta el documento completo del Ministerio de Hacienda

Anuncios

0 comments on “Los cinco impuestos más absurdos de España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: