Nacional Sociedad

¿Sabías cómo funcionaba el primer sistema de pensiones español de 1921?

El sistema de pensiones español parece cada día más inviable. El PSOE propone disparar los impuestos para seguir financiándolo, y el PP no ofrece una solución alternativa a esta quiebra del sistema. Tampoco Ciudadanos o Podemos han mostrado un plan claro y realista sobre cómo solucionar este problema que cada año se irá agravando.

¿Por qué se tambalea el sistema?

El actual sistema de pensiones español es un sistema de reparto. Esto hace que los cambios sociales, demográficos o económicos sean los tres factores de riesgo que pueden acabar con la manera de pagar las pensiones que conocemos.

El funcionamiento es relativamente sencillo de comprender: los trabajadores en activo, mediante sus cotizaciones sociales, pagan las pensiones de los ahora jubilados. Habrá quien piense que todo lo que nosotros cotizamos es nuestro y es un dinero al que tendremos derecho a cobrar en el futuro, pero no. Pongamos un ejemplo, un trabajador cobra 900 euros netos al mes, el empresario paga por él unos 1.233 euros. Esos 333 euros que corresponden a las cotizaciones sociales sirven para pagar, entre otras cosas, las pensiones de los jubilados en este momento.

De ese dinero, el Estado no guarda nada para nuestra jubilación, paga con él a los ahora ya retirados. El problema de este sistema es que un cambio demográfico y la caída del número de trabajadores suponen, a medio o largo plazo, la quiebra. En España, la sociedad está cada vez más envejecida, un hecho que parece que se agravará en los próximos años. Esto unido al alto porcentaje de parados hace que nuestro actual sistema de pensiones se tambalee.

Básicamente, el problema es que cada vez hay más pensionistas y menos trabajadores en activo. Al haber menos trabajadores, se recauda menos dinero para pagar las pensiones. Por tanto, el sistema de reparto es bastante volátil ya que no depende de lo que un trabajador cotice a lo largo de su vida, sino que, depende de la situación del país en el momento de la jubilación.

Visto esto, y sin entrar en más detalles, podemos contemplar que se trata de un sistema un tanto injusto. Ya que, un trabajador que haya cotizado 37 años -el total para cobrar el 100% de la pensión- no tiene garantizado el cobro de su prestación en el momento de su retiro.

El primer sistema de pensiones español

Remontándonos en el tiempo, viajamos al año 1921 para observar cómo nació el primer sistema de pensiones español. El Gobierno conservador de Eduardo Dato para calmar la tensa situación que atravesaba el país, decidió crear el Seguro Obrero, el primer precedente de un sistema de pensiones.

El sistema entonces instaurado funcionaba de manera distinta al actual. No era un sistema de reparto, sino que era un sistema más individualizado que sí garantizaba el cobro de la prestación. El mecanismo era sencillo: el empresario debía destinar una cantidad de dinero para guardarse en la “hucha” individual del trabajador; el Estado aportaba una parte a esa hucha -mucho más inferior que la del empresario-; y el trabajador, de forma voluntaria, podía contribuir con más dinero a su propio fondo.

¿Cómo funcionaba?

El primer sistema de pensiones iba destinado únicamente a aquellos trabajadores que ganasen menos de 4.000 pesetas al año, independientemente de su sexo. Para los mayores de 65, en el momento de la instauración de esta medida, la pensión sí la pagaba íntegramente el Estado. Mientras que para aquellos trabajadores mayores de 45 se les empezaría a crear un fondo de capitalización “con las cuotas del patrono y del Estado, más los recursos extraordinarios para que puedan ser atendidos en su ancianidad”. Además, los asalariados podían “aumentar su pensión o anticipar la fecha de su retiro, o constituir un capital-herencia con imposiciones voluntarias”. Es decir, al mes, cada trabajador recibía en su particular “hucha” 4 pesetas, una cantidad que él podría aumentar voluntariamente con aportaciones propias.

“La cuota media inicial que deberán satisfacer los patronos será de tres pesetas mensuales por obrero. La cuota del Estado será de 12 pesetas anuales por cada obrero […] Los obreros que paguen voluntariamente las cuotas que señala el reglamento durante doce meses, al menos, sin interrupción tendrán derecho a que en caso de invalidez para el trabajo se les otorguen los beneficios del régimen de invalidez voluntario”.

Como se puede comprobar, el primer sistema de pensiones español era muy distinto al actual. Ya que, el Gobierno de Dato esbozó un sistema que es mucho más difícil de quebrar que el actual. El motivo se encuentra en que, el antiguo sistema dependía de tus propias cotizaciones y trabajo.

ABC-19.06.1921-pagina 018

Anuncios

0 comments on “¿Sabías cómo funcionaba el primer sistema de pensiones español de 1921?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: